Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más
Ir al inicio
La historia del Sr. Müeck
    Volver   Empresa  Contacto   English 
 
 Búsqueda de hoteles
 Análisis turístico
 Registre su Hotel gratis

Hotel TV

 
 
 

 
 

LA HISTORIA DEL SR. MÜECK

Cómo un hombre cambió más de 25 años de tradición en su empresa

El Sr. Müeck, alemán nacido y residente en Frankfurt, es ejecutivo en una importante multinacional francesa.

Procedente de una prometedora empresa alemana, donde ejercía como responsable de compras –zona sur, sureste-, pronto cumplirá 2 años en su nueva empresa.

En enero de 2003, como cada año desde 1976, la multinacional donde trabaja el Sr. Müeck realiza una convención entre sus trabajadores de todas las delegaciones distribuidas por el globo. La localización cambia año tras año. Este año se celebró en España. Concretamente en Barcelona, donde se encuentra la delegación española.

De Frankfurt fueron 7 ejecutivos, incluido el Sr. Müeck. La convención se celebró en el mismo hotel donde se hospedan todos los trabajadores que visiten la delegación española. Se trata de un hotel de 4 estrellas, ubicado en el centro de la ciudad barcelonesa. El hotel fue seleccionado por uno de los directivos de la multinacional, tanto por su precio como por la calidad de sus servicios. Y es así desde el inicio de estas convenciones.

La convención se iniciaba el lunes 20, a las 16:30 h y tras un rápido almuerzo que se servía así llegaban los participantes. El Sr. Müeck, por motivos personales, no llegó ese día. El Sr. Müeck llegaría al día siguiente, martes 21, a las 10:20 h. Dejó el equipaje en recepción, pues no había tiempo de subir a su habitación. La organización había programado una salida por la Ciudad Condal para las 10h del Martes 21. El Sr. Müeck llegaría tarde, pero a tiempo de subirse al autocar.

De vuelta al hotel, alrededor de las 17:00 h, la recepción del hotel pidió disculpas a la organización por no disponer de una habitación para el Sr. Müeck. Un error había eliminado su reserva, otorgándola a otra persona que ya ocupaba la habitación. Lamentando el error, la dirección del hotel propuso una habitación gratuita en un hotel de su misma cadena. El problema: la distancia entre el hotel de la convención y el hotel propuesto. La organización aceptó las disculpas, pero la distancia del segundo hotel solo aportaría problemas a la convención. Así que el Sr. Müeck finalmente, y tras la cena, se instaló en el hotel más cercano, también de 4 estrellas aunque de otra cadena hotelera distinta.

Al día siguiente, durante la comida, el tema de conversación provenía directamente del Sr. Müeck. Durante la noche anterior, en la habitación del nuevo hotel, había visto sin problema alguno el programa de TV que acostumbra a ver en su casa de Frankfurt. Aunque a simple vista parezca una sencilla anécdota, el comentario fue rápidamente extendiéndose entre los participantes de la convención. Todos comenzaron a darse cuenta que, por lo general en todos los hoteles, la TV de sus habitaciones poco o nada tenían que ver con el contenido que el hotel ofrecía. Si lo ofrecían. Y si lo ofrecían, desde la calidad de visionado hasta el orden de los canales daban mucho que desear: canales que se repetían constantemente, que apenas podían verse u oírse, canales inexistentes en la TV pero ofrecidos por la programación del hotel, etc. Todos coincidieron en que nunca habían realizado ningún comentario al respecto, y mucho menos a los responsables del hotel.

Si no podían ver el canal, simplemente cambiaban o finalmente apagaban el TV, sin darle mayor importancia. Aunque la convención reunía individuos de diversas nacionalidades, a casi todos ellos les atraía el fútbol. Con esta excusa, y con motivo de un torneo europeo que se jugaba esa misma noche, corrió la voz que proponía comprobar si podían ver a sus equipos en la TV de sus habitaciones. Aquella noche, casi 100 personas estuvieron atentas a sus TV. Al día siguiente, durante el almuerzo, nadie había conseguido ver ninguno de los partidos. Nadie, excepto el Sr. Müeck. Vio íntegro su partido, pero también pudo comprobar como en otros canales se ofrecían diversos partidos del torneo.

La TV se convirtió en el segundo tema de conversación durante los 2 días que restaron de convención. En concreto la TV que ofrecía el hotel.

Se formularon diversos comentarios. Uno de ellos hacía referencia a la cocina del hotel. Muchos coincidieron en que el hotel tenía muy en cuenta el tipo de productos que ofrecen a sus clientes. Una cocina adaptada a sus gustos. A las temporadas. Por lo tanto, no comprendían cómo el hotel no tenía en cuenta algo tan insignificante como un servicio que ofrece a sus clientes en sus propias habitaciones: la TV.

El eco del asunto llegó a los organizadores de la convención, y ellos se lo comunicaron a la dirección del hotel. Los últimos, sorprendidos por la reclamación ya que estaban seguros de la excelente calidad de sus servicios, insistieron en la insignificancia del tema.

Preguntado el Sr. Müeck acerca de la calidad del servicio en el hotel donde actualmente se hospedaba, éste respondió de manera positiva. Uno de los organizadores decidió pasar aquella noche en el mismo hotel que el Sr. Müeck, y así comprobarlo por sí mismo.

Finalizada la convención, todas las delegaciones recibieron un comunicado procedente de la central en Lyón. En él se pedía a todos que se desplazaran por las distintas delegaciones, que comprobaran que el servicio que recibían por parte del hotel era aceptable al 100%, incluyendo la oferta televisiva. La nota finalizaba informando que el hotel al que debían dirigirse los que visitaran la delegación en Barcelona ya no sería el mismo que el de hace más de 25 años, si no uno cercano y completo en todos sus servicios.

El mismo al que el Sr. Müeck llevará a su familia cuando visiten Barcelona esta misma primavera.


Volver  Subir

 
  HOTELDIGITAL.ES, la TV a la medida de su huésped - 902 418484 -   - web - mapa del web - LUISFER1.COM